10. Papá Noel salva la Navidad

Papá Noel estaba enfadado, no encontraba sus gafas por ningún sitio y había tenido un día horroroso.

Uno de esos días en los que todo sale mal y estaba muy gruñón.

-Nicolás! Pero qué te pasa ahora? -le preguntó mamá Noel sonriendo para sus adentros.

-Pues no ves que no encuentro mis gafas? Me las habréis cambiado de sitio los elfos o tú y ahora no las puedo encontrar! -Bufó.

Mamá Noel tenía mucha paciencia, había aprendido muy bien a tranquilizar a Papá Noel cuando tenía un día espantoso, sucedía muy pocas veces al año, pero este era uno de esos días.

-Mejor vamos a la cocina y nos tomamos un chocolate caliente con esas rosquillas tan ricas que nos trajo Marie y seguro que recordamos dónde están tus gafas.

A regañadientes, Nicolás aceptó, era incapaz de negarse a una buena taza de chocolate, Mamá Noel lo sabía bien.

(…)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.