Receta para helados mágicos

Hola amigas,

El otro día estaba en la piscina con mis hijos y mientras se tomaban un helado miré a mi alrededor y vi la cantidad de niños que estaban tomando helado en ese momento… Os aseguro que eran muchos y los que no lo estaban tomando en ese momento, sus labios, su cara o su camiseta delataban que lo habían comido hacía poco 😀

Y es que no se puede negar, los helados están buenísimos y a los niños les encantan. Bueno y a los adultos también.

Es verdad que tienen mucho azúcar y no es algo para tomar todo los días. por eso los caprichos de verano se disfrutan más.

Como muchas ya sabréis, una alternativa saludable y divertida para hacer con los niños es preparar helado o polos de sabores en casa. Y hoy os quiero dar una idea diferente y muy original para las que este verano os queráis animar a hacer helados en casa.

Os quiero enseñar a hacer… Redoble de tambores…

 Helados mágicos

Como sabéis, en Cartas Encantadas somos una firmes defensoras de que una infancia llena de magia es una infancia más feliz, más creativa, más imaginativa…. ¿Y qué mejor idea para este verano que crear un helado mágico?

Los helados mágicos están mucho más ricos, son muchísimo más divertidos de hacer y sobre todo, sobre todo, son capaces de hacer magia cuando los comemos. 

¿Queréis saber cómo prepararlos? Pues apuntad la receta ;D

Lo primero que necesitas es el ingrediente secreto, que es sin lugar a dudas la magia.

¿Os imagináis que mientras preparáis el helado, uno de los ingredientes que vais a utilizar fuera mágico? Puede ser el azúcar, que se vierte como si fuera polvo de hadas, o unas fresas que nos han traído de un bosque encantado…

Podéis usar azúcar moreno, si vuestros hijos están menos familiarizados con él, les parecerá realmente mágico y si os lo queréis currar mucho podéis comprar azúcar dorado y que realmente parezca polvo de hadas.

Pero en realidad da igual cual sea vuestro ingrediente secreto, elegid uno y cread una historia alrededor de él. Veréis como hacer los helados se convierte en un momento mucho más divertido y mágico.

Pero el mejor momento llega cuando los helados ya están listos. 

Por supuesto comerse un helado mágico no es en absoluto como comerse un helado normal. 

Los helados mágicos tiene el súper poder de hacer que corramos más rápido o nademos mejor o seamos más valientes o tengamos menos miedo a la oscuridad…

¿Se te ocurre algo en lo que tu hijo necesite una pequeña dosis de confianza en si mismo?

Muchas veces sólo necesitamos saber que somos capaces de hacer algo para realmente poder hacerlo.

Si os animáis  a esta idea de hacer helados mágicos en casa, os doy algunos consejos súper sencillos para hacerlos.

Yo utilizo los típicos moldes para polo que venden en todo tipo de tiendas, desde supermercados, Tiger, Amazon…  

Y algunos sabores sencillos y fáciles son:

  • Frutas: Podéis cortar fruta en trocitos (fresas, moras, melocotón…), meterlas dentro del molde y después terminar de llenarlo con agua con limón y un poco de azúcar.
  • Yogur: Los helados de yogur son mis favoritos y son facilísimos de hacer. Sólo tienes que verter el yogur en el molde y echar un poquito de azúcar si hiciese falta. También puedes añadir algunos trocitos de fruta.
  • Batidos: Puedes hacer un batido de lo que quieras y rellenar los moldes con él. Imagina que rico cuando esté helado.
  • Colacao: Prepara un Colacao normal (leche fría y colacao) y rellena los moldes con el.

No os olvideis meterlo en el congelador y sobre todo…

No os olvideis del ingrediente mágico 😀

Al día siguiente tendréis los mejores helados del mundo.

Buena suerte!!!!

Si lo hacéis nos encantará que nos contéis vuestra experiencia.

Hasta pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *