6. La princesa Cisne

Para este sexto episodio del podcast hemos elegido el cuento de la Princesa Cisne. No es uno de los cuentos más conocidos, aunque existe una película de animación sobre él.

Seguro que os va a encantar!

Érase una vez hace muchos, muchos años, un príncipe joven y valiente que se llamaba Sifredo.

El joven vivía despreocupado y feliz y una noche, celebrando su 21 cumpleaños junto a sus amigos en los jardines de palacio, su madre, la reina lo miraba con disgusto.

Estaba muy preocupada por la vida que llevaba su hijo y llegado el momento le contó que debía casarse y ser Rey, ella estaba cada vez más mayor y necesitaba descansar.

Con este motivo, la reina decidió organizar un gran baile en palacio, un baile en el que invitarían a todas las jóvenes del reino y al finalizar la fiesta, Sifredo debería elegir esposa entre todas ellas.

Sólo quedaba un día para el gran baile y Sifredo estaba triste y cabizbajo, no podría casarse por amor, le iban a obligar a elegir entre desconocidas en un baile que él odiaba.

Esa noche decidió escaparse por última vez con sus amigos para animarse un poco. En ese momento, vieron pasar una bandada de preciosos cisnes en medio de la noche y uno de los chicos decidió iniciar una partida de caza.
Emocionados, los chicos aceptaron el reto cogiendo sus armas en busca de los cisnes. Estuvieron toda la noche buscando a aquellos preciosos cisnes.

Antes del amanecer, en busca de los cisnes, Sifredo se había separado de sus amigos y siguiendo un bonito camino, llegó a un precioso lago a orillas de un viejo y aparentemente abandonado castillo.

Hechizado por la belleza de un cisne blanco como la nieve que nadaba en el lago, se acercó preparando su arma con la intención de dispararle pero se quedó atónito al ver la increíble belleza del animal, el cisne al percatarse de su presencia de repente, se transformó en una preciosa princesa llamada Odette.

Odette y Sifredo, se sentaron bajo un enorme árbol y la princesa le contó, muy triste, que está bajo el hechizo de un malvado brujo, ella y sus amigas estaban condenadas para siempre bajo el hechizo que el brujo les impuso al cumplir los 16 años.

Aquel día, los padres de Odette con motivo de su cumpleaños, dieron una gran fiesta en el castillo en su honor, pero en medio del baile, el malvado brujo se presentó allí y con su varita pronunció un conjuro por el que Odette y sus amigas se convertirían en cisnes durante el día y durante la noche volverían a su aspecto humano pero tendrían que vivir para siempre en el lago encantado cuyas aguas eran las lágrimas de los padres y familiares de las amigas de Odette.

Este hechizo, sólo podría romperse si algún joven le demostraba amor verdadero a Odette.

Sólo el amor rompería el hechizo y devolvería a Odette y a sus amigas su aspecto humano para siempre.

Sifredo escuchó atentamente la historia, que ayudarla a deshacer el hechizo del malvado brujo.

Se puso en pie de un salto al oir un chasquido detrás del gran árbol y cuál fue su sorpresa cuando descubrió al mismísimo brujo descenciendo del árbol en forma de búho.

El brujo podía adoptar la forma de cualquier ave.

Sifredo sacó su arma para acabar con el malvado hechicero pero Odette, le suplicó que no lo hiciera, ya que si él moría el conjuro no podría deshacerse.

En ese momento, el brujo aprovechó para convertirse en búho y se marchó volando lejos de allí.

El joven Sifredo se quedó pensativo, su cabeza no paraba de dar vueltas pensando cómo liberar a la bella Odette de aquella tortura.

Finalmente, dio con la solución;

Se acercó a hablar con las amigas de Odette que aún no se habían convertido en cisnes, el plan consistía en que ellas debían llevar a Odette a su palacio la noche siguiente durante el baile y él elegiría a la princesa en presencia de la reina y de todos los invitados a la fiesta.

Más animado, se despidió de ellas y corrió en busca de sus amigos para contarles su aventura y hablarles de Odette.

Aquella noche, en palacio, la reina había organizado la fiesta más increíble del mundo, su hijo mayor, el príncipe Sifredo, debía elegir esposa durante el baile y eso para Margaret era lo más importante en su vida como reina, estaba feliz y el palacio engalanado y precioso parecía de cuento.

Unos fuegos artificiales dieron comienzo al baile, Margaret, la reina madre estaba sentada en su impresionante trono, al lado de Sifredo, que nervioso, no apartaba la vista de la puerta esperando la llegada de Odette.

Así , comenzó el festejo.

La reina le había pedido que bailara con seis princesas allí presentes antes de elegir a una pero Sifredo sólo esperaba que Odette y sus amigas llegasen a tiempo.

Sin embargo, fue el malvado brujo el que de pronto apareció en el gran salón de baile, Sifredo no se lo podía creer: a su lado, avanzaba la princesa Odette!

Lo que no sospechaba Sifredo es que era una trampa del brujo, en realidad la chica era su hija, la malvada Odile, el mago la había convertido en Odette durante unas horas para engañar al príncipe, y en vez de un vestido blanco, llevaba un vestido negro.

Pero Sifredo creyó que estaba ante Odette y rápidamente le comunicó a la reina que elegiría a aquella princesa como su esposa.

Mientras, en el gran ventanal del salón de baile, la verdadera Odette y sus amigas trataban de tocar el cristal para que Sifredo las viera y se diera cuenta de su tremendo error.

Pero nadie parecía verlas, Margaret dio el visto bueno a la boda de su hijo con la falsa Odette y el príncipe, emocionado, le juró amor eterno ante todos los invitados.

En ese momento, el mago sacó su varita y transformó a su hija de nuevo en Odette, que estaba muy contenta con su engaño.

Sifredo al darse cuenta de su error salió corriendo del Palacio en dirección al lago sin mirar atrás.

Allí estaba llorando Odette, sus amigas intentaban consolarla pero era inútil, Odette estaba muy muy triste por lo que acaba de presenciar.

Sifredo le contó que había sido engañado por el brujo que apareció allí en ese momento:

-Debes cumplir tu promesa de casarte con mi hiia, Odile, te ordeno que regreses al Palacio y cumplas con tu palabra de prícipe!

Además, ya es tarde para Odette, ahora mismo la encerraré en la torre más alta del Castillo para siempre convertida en cisne!

Dicho esto, el mago agitó su varita en dirección a Odette, que lo miraba horrorizada pero el príncipe sacó su ballesta rápidamente y disparó al mago en el corazón antes de que pudiera cumplir con su palabra 

El mago cayó al suelo herido de muerte y Sifredo aprovechó para quitarle el amuleto del cuello, sin él, todo volvería a la normalidad y sus hechizos se harían inservibles.

Y así fue como la princesa Odette y sus amigas se transformaron de nuevo y para siempre en humanas:

Juntos, regresaron al palacio donde la reina los esperaba ansiosa, ya estaba al corriente de todo lo sucedido y deseaba más que nadie que fueran por fin felices.

La fiesta por la boda de Odette y Sifredo duró 3 días y noches en los que fueron inmensamente felices y no pararon de bailar…

Y colorín, colorado, este cuento encantado se ha acabado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *