49. Los zapatos rojos

Había una vez una niña muy pobre que se llamaba Karen.

Vivía con su familia pero no tenían dinero para comprar ropa o zapatos nuevos, así que Karen sólo tenía unos viejos zuecos que le hacían mucho daño, así que casi siempre iba descalza.

En el centro del pueblito en el que vivían Karen y su familia, había una anciana zapatera que, un día que le vio descalza con los pies sucios y dañados, le hizo un par de zapatitos con unos pedazos de tela roja que le sobraron de hacer unas botas.
A Karen le encantaron

Muchísimas gracias señora -se lo compensaré
(…)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *